Cercado. Un oxímoron es el nombre que se le atribuye a toda figura de pensamiento, en que una palabra es complementada por otra pero con un evidente sentido de contradicción entre ambas. “El frío del fuego”, “la bulla del silencio” o “el joven vejestorio” son algunos ejemplos. En el contexto local, un hincha de fútbol que insulta a sus jugadores es un oxímoron que en los últimos días se ha alojado con pesadumbre en la mente de Omar Fernández, jugador de FBC Melgar.

.
Mostrando un semblante de quien ya no aguanta más injusticias en su contra, el colombiano se refirió acerca de los constantes ataques verbales que reciben él y sus compañeros cada vez que el equipo rojinegro participa en su propia ciudad. “Creo que el hincha arequipeño, si se dice diferente, no puede faltarle el respeto a sus propios jugadores. Primero somos personas y después futbolistas. Podemos jugar un partido mal y cometer errores, pero eso nunca va a ser excusa que nos insulten en el estadio”, lamentó.

.
UN TEMA DE EMPATÍA

.
El volante ‘dominó’ le pidió al aficionado que, por un instante, se ponga en los zapatos del deportista, dejando en evidencia que los agraviados no solo están en la cancha de fútbol. “A ellos no les gustaría que nosotros fuéramos a sus trabajos a decirles cosas, ¿cierto? ¿Qué pensarían sus hijos? Al estadio van nuestros hijos y nuestras esposas, van niños que seguro quieren ser futbolistas cuando crezcan. ¿Cómo van a querer seguir con ese sueño si escuchan de una persona mayor esos insultos?”, manifestó Fernández.

.
Además, el jugador rojinegro pidió que el verdadero hincha melgariano haga presencia en cada partido que le toque disputar a su equipo en Arequipa, exhortando a que se comente menos desde una computadora y se vaya más a una tribuna. “Siempre hablan por redes sociales, pero solo aparecen para llenar el estadio en las finales o contra la ‘U’ o Cristal. Nosotros jugamos una final en cada partido”, declaró.

.

fleming

Edición digita

Publicidad