Un pastor evangélico confesó a las autoridades haber ultrajado y asesinado a una menor de 8 años que desapareció el pasado 5 de julio cuando sus padres la mandaron a comprar medicamentos a una farmacia.

Fernando Matos (37) interceptó a la menor y la llevó con engaños hasta su habitación en el distrito de Chilca, en Huancayo, donde la habría ultrajado y acabó con la vida de la niña.

Por dos días escondió el cadáver de Guisell debajo de su cama, finalmente para terminar con el crimen arrojó el cuerpo de la pequeña a un riachuelo en el distrito de Izcuchaca (Huancavelica).

.

Tras la detención peritos y policías junto al detenido se trasladaron hasta el riachuelo Izcuchaca, donde se encontró el cuerpo de la pequeña niña.

.

 

inmobiliaria

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad