Cercado. La tasa de morosidad de los usuarios de la Empresa Prestadora de Servicios (EPS) Sedapar bajó de 2 meses y 14 días, a finales del 2015, hasta 2 meses en 2016, según informes de la Superintendencia Nacional de Servicio de Saneamiento (Sunass).

.

Los índices repuntando desde el año 2010, cuando el retraso del pago de recibos de agua era, en promedio, un mes. En 2011 subió a 1 mes y 25 días, en 2012 aumentó a 1 mes y 29 días, y en 2015 llegó hasta 2 meses y 14 días de morosidad en promedio, en la región. “Esta baja en la morosidad puede significar que los usuarios hayan tomado conciencia de pagar puntualmente el servicio”, dijo Juan Carlos Loayza Quispe, especialista de Supervisión y Fiscalización de la Sunass.

.

Que la gente pague sus recibos de agua con más puntualidad también significa que Sedapar recaude más dinero para invertir en proyectos de agua potable. “Sedapar debe destinar 2% de sus utilidades mensuales al fondo de gestión de riesgos de desastres y adaptación al cambio climático. Y entre 20 % y 30 % anual para proyectos de inversión”, agregó el funcionario.

.

Estos proyectos de inversión van desde el mantenimiento de las líneas de agua y desagüe, estudios de calidad de agua, cambio y ampliación de redes, hasta el mejoramiento de los reservorios.

.

OBRAS SIN USO
Otro informe de Sunass reveló que la masificación del servicio de agua potable y alcantarillado mermó en 2016, en comparación a lo realizado el 2015.
En suma, Sedapar tiene 305,195 conexiones de agua potable, de las cuales 36,028 están inactivas.

.

La cobertura de agua potable en la región bajó de 93,92% en 2015, a 86,12 % en 2016. La cobertura de alcantarillado sufrió el mismo decenso. En 2015 era de 81,59 %, y en 2016 bajó a 78,89 %. “Esto se debe a que la población en Arequipa metropolitana aumentó rápidamente en los últimos 5 años”, comentó el especialista de Sunass.

.

Según el Inei, entre 2010 y 2016 migraron a 400 mil personas a Arequipa, 27% de Puno y 25% de Cusco. En 2010 había 200 mil 500 migrantes. Sumado a esto, las obras que los municipios distritales o el gobierno regional realizaron en 2016 aún no fueron entregadas a Sedapar, debido a observaciones técnicas. “Esto provocó que el 14 % de la población arequipeña (180,208 habitantes) no cuente con el servicio de agua y desagüe”, precisó Loayza Quispe.

fleming

Edición digita

Publicidad