Unos 547 niños del coro Regensburger Domspatzen (los gorriones de la catedral de Ratisbona) sufrieron maltrato físico y 67, agresiones sexuales, incluyendo violaciones, indicó Ulrich Weber, el abogado al que la Iglesia encargó arrojar luz sobre este caso, que estalló el 2010.

.

Parte de esos maltratos habrían tenido lugar cuando el hermano del papa emérito Benedicto XVI, monseñor Georg Ratzinger, dirigía el coro, entre 1964 y 1994.

Estas cifras son ampliamente superiores a las publicadas en enero del 2016, cuando un informe intermedio habló de 231 víctimas. En febrero del 2015, las autoridades católicas locales habían reconocido solo 72. Los hechos se refieren a delitos y crímenes que van desde la privación de alimentos hasta la violación, pasando por golpes y agresiones sexuales.
.

Fuente: Andina

inmobiliaria

Edición digita

Buscas casa
aire acondicionado

Publicidad