Estas imágenes han enardecido a los pobladores puneños, puesto que las pasajeras que visten polleras son revisadas a rigor y frente al público. Incluso se oye a una de las oficiales, justificando el singular registro personal.

.

.

Edición digita

Buscas casa

Publicidad