Desde hace 16 años, Teodoro Apaza Quispe, su esposa, siete hijos y nietos viven en el lote de 175 metros cuadrados, ubicado en la avenida Jayllihuaya 215, antes denominada jirón Lama Jahuira. Hace unas semanas, aparecieron unas personas reivindicándose una propiedad de 60 metros cuadrados, situada no al costado sino en la frentera de su casa.

Según los planos, el lote de Apaza Quispe limita con el riachuelo del barrio, pero sus inoportunos vecinos han iniciado el cercado de los 60 metros, tapando su frentera. “Han querido cerrar mi puerta con su construcción; reclamé y me quieren vender un espacio para entrar a 150 dólares el metro”. El aludido vecino, Rolando Guzmán, no se encontraba, solo dejó a los albañiles que hasta ayer ya habían llenado las zanjas y se disponían a levantar las paredes.

Lo insólito es que la propiedad que sería cubierta no tiene otra entrada ni frentera, pues a los lados existen lotes. Además, el nuevo vecino, un poco más e invade el río para cercar la propiedad en cuestión.

vitplanet

Edición digita

Buscas casa

Publicidad