Azángaro. Muchas veces en algunas instituciones públicas las cosas marchan de maravilla aparentemente, al menos así se nota hacia afuera, cuando en realidad al interior es un terremoto, con actos reprochables de algunos trabajadores, incluido el maltrato hacia los usuarios.

Ese es el caso de las personas de la tercera edad, quienes son maltratados y abusados de sus derechos, tal como lo denunció la señora Margarita Quispe Choquehuanca, quien dijo estar muy molesta, ya que a su papá de avanzada edad sufre maltratos por el personal que trabaja en esta institución y está a cargo de las atenciones.

“Yo estoy muy molesta porque cada vez citan a los ancianitos y tienen que esperar horas y horas, sacan sangre no se para qué; tampoco nos dicen qué enfermedad tienen. Algunos me dicen que venden sangre; qué será la verdad, hay algunas enfermeras que vienen y pasan empujando y gritando a los abuelitos, eso no es justo”, dijo Quispe Choquehuanca.

Asimismo, agregó indicando, “lo que también molesta es que algunas enfermeras venden gelatinas, mientras les compras te tratan bien, pero si no les compras te trata muy mal, te gritan, esa denuncia pública quiero hacer, porque ya se pasaron”, precisó la denunciante.

Por su parte Ernestina Juárez, coordinadora del adulto mayor del hospital de Azángaro, negó categóricamente estas acusaciones. “En mi área nosotros atendemos con cariño a los de la tercera edad, incluso todos hablan quechua, invoco a la señora que venga a mi oficina para saber quién es la persona que trató mal, y debe ser denunciado ese mal trabajador”, dijo Ernestina Juárez.

vitplanet
inmobiliaria

Edición digita

Buscas casa
aire acondicionado

Publicidad