Gregorio Albarracín. Un taxista salvó de morir aplastado por su vehículo la noche del lunes en el distrito de Gregorio Albarracín luego que la unidad iniciara su marcha mientras el infortunado chofer hacía reparaciones en el sistema eléctrico.

.
Cerca de las 20:30 horas, personal de serenazgo fue alertado del incidente en la intersección de las avenidas Los Molles y Abraham Valdelomar.

.
Se trata del radiotaxi station wagon de placa A3P-620, cuyo conductor fue identificado como Ramón Apaza (57).
El chofer yacía recostado a un lado del vehículo emanando sangre de sus extremidades.

.
Testigos explicaron a los serenos y la Policía que el taxista circulaba a bordo de su vehículo que de un momento a otro se detuvo. El taxista decidió abrir el capot y revisar si se trataba de una falla mecánica.

.
“Parecía que el señor estaba haciendo arreglos y de pronto el taxi arrancó y se le vino encima, gritó y eso nos llamó la atención a todos, pensamos que iba a perder la vida”, comentó un testigo.
Los vecinos usaron ladrillos para levantar el taxi y poder auxiliar a Ramón Apaza que se encontraba consciente pero severamente afectado.

.

NO PUSO LOS FRENOS

.
Todo indicaría que mientras la víctima movía las conexiones eléctricas del vehículo, la batería hizo “contacto”. El chofer habría olvidado poner el freno de mano para evitar que el taxi avance.
En el lugar del hecho también se hizo presente el dueño del vehículo Santiago Quispe Laura (59).

.
Ramón Apaza fue trasladado al servicio de Emergencia del hospital Unanue a bordo de una ambulancia de los bomberos.
Al cierre de esta edición, la víctima permanecía internada en la unidad de pacientes críticos.

inmobiliaria

Edición digita

Publicidad