El conflicto sobre la propiedad de los terrenos de la explanada del mercado Túpac Amaru, donde se ubican los comerciantes de los agremiados a la Asociación de Comerciantes del Mercado Internacional Túpac Amaru (Acomita 3, 4 y 5) se ahonda. Dicho terreno fue donado, pero su dueña intentó recuperarlo, no obstante, el Poder Judicial ha fallado en su contra y dispuesto un embargo del bien.

Los protagonistas de este lío son la donante, Irma Villamil Guerra de Paredes; el Comité de Defensa de los Intereses del Barrio Túpac Amaru, representado por Miguel Cano Mullisaca; y los supuestos beneficiarios, que fueron estafados con una Segunda Escritura de Aclaración emitida por Mayor Paredes Quezada, esposo de Villamil Guerra, el cual les vende stand a los Comerciantes Minoristas de Artefactos Eléctricos 24 de Octubre, Asociación de Comerciantes Minoristas de Túpac Amaru y Asociación de Comerciantes de Abarrotes de Productos Básicos. Estos usurparon la denominación original de los beneficiarios primigenios.

El vicepresidente del Comité de Defensa de los Intereses del Barrio Túpac Amaru, Edwin Cano López, y el presidente del barrio, Amaru Yana Yana, acusaron a los ex dirigentes y su abogado, Hugo Valencia, quienes se habrían aprovechado de los comerciantes, usufructuando por más de medio millón de soles en cuotas, dinero que no habrían rendido ni justificado.

Señalan que las tres asociaciones (Acomita 3, 4 y 5) le habrían pagado al abogado, la suma de 220 mil 237 soles en honorarios.

Sin Fronteras, accedió a papeles que graficarían una rendición de cuentas, en cuyo detalle indican “pago de reunión extra con funcionario de Poder Judicial” por 500 soles; “Pagos para que salga la resolución del juez por el asesoramiento de resolución 72”, por 10 mil soles. Esto indicaría que habrían sobornado a servidores del Poder Judicial o se trataría de una estafa. Lo cierto es que el Litis consortis, presentado no surtió efecto.
Yana Yana, sindica como dirigentes perjudiciales a Luis Alarcon, Martin Porto Huasco, Pablo Cesar Calloapaza Copa y Alfredo Pari Chiara, y como pésimo profesional, al abogado Valencia. “Ellos se habrían aprovechado de nosotros (los comerciantes) por supuestamente defender lo indefendible, solo nos sacaron dinero; se deben expropiar los stands y que pasen a propiedad del barrio”.

“BOMBA DE TIEMPO”
Héctor Mamani, secretario de actas del Barrio Túpac Amaru, exige la intervención de Defensa Civil en la explanada, porque sus conexiones son clandestinas, fruto de la informalidad en que se encuentra el terreno. “No queremos que suceda lo que pasó en “Las Malvinas”. Si algo pasa en la explanada, responsabilizaremos a las dirigentes de las Acomitas 3, 4 y 5”, sostiene el dirigente.

inmobiliaria

Edición digita

Buscas casa
aire acondicionado

Publicidad