Setenta y dos horas tiene la Policía para reunir todos los actuados en contra de Arammis Luque Humpiri

 

 

Tacna. Tras nueve meses de búsqueda incansable de la desaparecida Miryan Paco Iscara (22) y su menor hijo J.Y.L.P. de un año y tres meses, su expareja Arammis Edgar Luque Humpiri (20) confesó la noche del jueves haberla matado junto con su hijo para luego quemarlos en un descampado de Pocollay.

.

TESTIGO CODIFICADO

.
El abogado Nestor Pari, defensa de la familia Paco Iscara, explicó que hace una semana, la Policía de homicidios recibió “información clasificada” con la declaración voluntaria de un testigo codificado que se mantiene en reserva y es del entorno del confeso asesino.

.
Este testigo aseguró a la Policía que “Bruno” como era conocido el acusado Arammis Luque Humpiri, mató a sangre fría a su expareja y a su hijo en el segundo piso de su vivienda en la asociación 28 de Agosto Mz. 384, lote 8, en el distrito de Ciudad Nueva para luego trasladarlos a un descampado en Pocollay donde quemó sus cuerpos.

.
Con esta confesión, el personal policial tramitó ante el Poder Judicial la orden de detención preliminar en contra de Arammis Luque Humpiri por el presunto delito de feminicidio y parricidio en agravio de su expareja y su menor hijo.

.
A las 20:00 horas del jueves “Bruno” fue detenido por la Policía y trasladado a la central operativa de investigación criminal (comisaría 24 de Junio). Tras un arduo interrogatorio, terminó por confesar que fue él quien le quitó la vida a su hijo y a su expareja.
En una primera instancia, la Policía acudió al inmueble ubicado en la ampliación San Martín del distrito Alto de la Alianza donde el detenido había convivido con Miryan Paco, sin encontrar evidencias en el lugar.

.
Luego se trasladaron a su vivienda en Ciudad Nueva donde se realizó la prueba de luminol en el segundo y tercer nivel del inmueble hallándose restos de sangre.

.
Posteriormente acudieron a un terreno descampado en la intersección de la avenida Collpa y Las Bugamvillas donde señaló el lugar en el cual quemó ambos cuerpos.

.

RECONSTRUCCIÓN DE LOS HECHOS

.
La diligencias continuaron ayer con el traslado del detenido a la Fiscalía Mixta Corporativa de Alto de la Alianza para los exámenes de médico legista.

.
Cerca de las 10:00 horas, un cordón policial se formó fuera de la comisaría 24 de Junio para el traslado de Luque Humpiri. El dolor y la impotencia se apoderaron de los familiares de los fallecidos quienes agredieron con manotazos y empujones al asesino de madre e hijo. Dos varones se metieron por las ventanas del vehículo que lo trasladaban. ¡Voy a hacer que pagues Arammis, lo que has hecho lo vas a pagar!, fue la sentencia de Agustina Paco mientras se colgaba del vehículo que trasladaba a la expareja y asesino de su hermana.

.
La reconstrucción de los hechos se inició en la casa del detenido en Ciudad Nueva. Ahí narró los hechos desde lo sucedido el jueves 10 de noviembre de 2016, la noche que trasladó a madre e hijo a su casa.

.
“Él (Arammis Luque) dice que discutió con Miryan porque le pidió la manutención de su hijo, entonces en un forcejeo ella se cayó de cabeza por las escaleras con el menor y ambos mueren. Es sospechoso porque en la azotea del tercer piso han encontrado sangre y en las escaleras que bajan hasta el primer piso se encontró más sangre. Además, indica que ella subió al tercer piso a pedir auxilio, se entiende que ahí la pudo haber golpeado, pero insiste en que la muerte fue casual”, explicó el abogado Nestor Pari.

.
Siendo la madrugada del viernes 11 de noviembre de 2016, subió los cuerpos a su vehículo de placa Z2B-414 con el que hacía servicio de taxi y se dirigió al grifo de la avenida Internacional donde compró 90 soles de gasolina. Luego enrrumbó al descampado en la intersección de la avenida Collpa y Bugamvillas en Pocollay e ingresó por una trocha carrozable, bajó los cuerpos del vehículo y los tiró sobre un desmonte, los roció con la gasolina y les prendió fuego.

.
El parricida y además acusado de feminicidio permaneció en el lugar hasta la tarde de aquel viernes mientras observaba cómo el cuerpecito de su hijo y de la mujer a quien alguna vez dijo amar, se consumían por completo. Así creyó asegurarse de que no iban a quedar evidencias, pero no existe crimen perfecto.

.
Cerca de las 14:00 horas de ayer, personal policial de Criminalística y de Homicidios acudió al descampado donde se ubicó el lugar en que fueron quemados ambos cuerpos.

.
Debido a que fueron quemados y por la cantidad de meses que transcurrieron, los peritos no hallaron restos óseos.

.
Si se logró recuperar prendas de vestir como polos del menor y restos de lo que sería una mochila que habría pertenecido a Miryan.
Por falta de maquinaria pesada que remueva el desmonte para una búsqueda más minuciosa, se suspendió a las 15:00 horas de ayer la diligencias para reanudarse horas más tarde.

.
Todos los objetos recuperados serán llevados al laboratorio de criminalística donde se hará un análisis exhaustivo.

Edición digita

Buscas casa

Publicidad