Mariano Melgar. Las acelgas que Sebastián cosechó ayer le servirá para complementar el desayuno que recibe todos los días del programa Qali Warma su Institución Educativa Nº40695 Los Olivos, ubicada en el sector Jerusalén, de la parte alta del distrito Mariano Melgar.

.

Qali Warma es patrocinada por el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social. Sebastián cursa el segundo año de primaria en este colegio y junto a sus compañeros cuida un huerto donde tienen sembrado 20 plantones de cebollas y 15 lechugas.  Una vez cosechados estos alimentos, les servirán para complementar los desayunos que les dan.

.

En este plantel cada salón tiene a su cargo una Tineas (Tierra de Niños y Niñas Ambientalistas Solaris), donde los niños siembran cebollas, alfalfa, acelgas, lechugas, betarraga, papas y algunas frutas como manzana, mora, entre otros. Lo hacen con ayuda de sus padres y docentes.

.

La cosecha de algunos de estos productos es una vez al año, pero mientras demora el proceso, los alumnos aprenden cada semana acerca del cuidado de cada una de ellas y sus nutrientes. “Los niños aprenden con nosotros todo acerca de la siembra y la cosecha de sus productos en el curso denominado Proyectos Integradores que nos propone el ministerio. Cada año en junio iniciamos con el proyecto donde los alumnos elaboran los diseños de sus huertos hasta el sistema de riego que utilizarán”, explica la docente Patricia Hinojosa.

 

Este año sus alumnos optaron por el riego por goteo y dividieron su huerto en tres secciones: plantas para la familia, plantas para la naturaleza y plantas para mí. “En la primera división están todas las plantas que cosecharemos para nuestro consumo, en las plantas para la naturaleza están las flores que nos brindan oxigeno y donde algunos bichos vienen a vivir y en la última sección están todas las plantas que nos gustan”, comenta Carla Micaela. La clase de Patricia fue la ganadora en el concurso interno que tuvieron ellos en junio.

.

La enseñanza no solo es para los alumnos de primaria; en el salón de inicial de 5 años los niños aprenden de una forma más dinámica y divertida todos los cuidados de sus plantas. En su “Tineas” ellos tienen sembrado alfalfa y beterraga y como todos los lunes y viernes ellos dedican 10 minutos del día a regar sus plantas. “Los martes le dedicamos canciones, los miércoles limpiamos sus hojas y los jueves les dedicamos poemas y rimas”, dice entusiasta Jhenzu.  En su huerto llama la atención un espantapájaros que los niños crearon con ayuda de sus padres para alejar a las aves que merodean su huerto.

.

El proyecto Tineas comenzó hace tres años y cada año tratan de mejorarlo. Por ejemplo, este año se decidió construir huertos en las viviendas de algunos niños para que lo aprendido se imparta también en sus casas. Junsan tiene 10 años y sueña con convertirse en un ingeniero agrónomo. En su casa ubicada a dos cuadras de su colegio, sus padres tiene un huerto donde cosechan maíz, repollo, zapallo y lacayotes. Todo lo que aprende Junsan en su colegio también lo aplica en su casa y junto a su madre trabajan para que este año su huerto sea el ganador del concurso que realizarán en noviembre.

.

“El proyecto tiene la finalidad de crear una conciencia ambiental en los niños, ellos aprenden a cuidar el agua y la naturaleza, pues hasta en su riego usan el agua con el que se lavan las manos y sus huertos están hechos a base de materiales reciclables”, comenta la directora del plantel, Catalina Cervantes.

.

El colegio trabaja bajo el sistema ABP (Aprendizaje Basado en Proyectos), que apunta a reforzar el ingenio de los estudiantes.
“Cada mes tenemos un proyecto nuevo, por ejemplo en setiembre se vienen nuestras olimpiadas deportivas internas y cada clase creará un proyecto innovador, esto nos ha permitido que la gobernadora de Arequipa, Yamila Osorio, nos otorgue meses atrás un distintivo y este mes logramos ser elegidos como uno de los colegios que se encuentra en el nivel 2 de las evaluaciones S”, añadió Cervantes.

.

DESAYUNO CON VALORES
En este plantel la repartición del desayuno Qali Warma es trabajo de todos. Es lunes y esta vez le tocó a Dayana y Madeley servir el desayuno para sus 20 compañeros de Primer Grado. Mientras que en el salón de inicial de 5 años, la encargada de servir el desayuno fue la docente Rosa Huamaní. Mientras Rosa servia los tallarines rojos con pescado que las encargadas de la cocina habían preparado, sus alumnos comenzaban a arreglar las mesas y alistar sus cubiertos. Ellos estaban divididos en cuatro grupos y cada uno se encargaba de realizar diversas tareas como traer el agua para lavar los cubiertos o guardar todos los utensilios en sus lugares respectivos. “Cada día ellos saben qué hacer y no esperan a que uno se los diga. En el desayuno no solo trabajamos en equipo, sino también aprendemos matemáticas, etiqueta social, entre otras cosas”, dice Huamaní.

.

Por: Alexis Choque Sarmiento

inmobiliaria

Edición digita

Buscas casa
aire acondicionado

Publicidad