Días previos hemos divulgado groseras anomalías en la ejecución de obras en carreteras, en las que se despilfarraron cerca de 10 millones de soles, destinados para el mantenimiento periódico y rutinario de 25 vías en el altiplano.
Algunas empresas en contubernio con servidores de la Dirección Regional de Transportes y Comunicaciones (DRTC) de Puno, cobraron por la rehabilitación de la mayoría de tramos, sin haber movido una piedra, y en algunos casos por trabajos insulsos. Así descubrimos “faenones” en la zona norte: Huancho (Huancané) y Macarí (frontera con Cusco).

Alertados por nuestras noticias, los pobladores de las provincias del sur levantaron su voz de protesta. El último 4 de setiembre, las autoridades de una decena de comunidades aymaras enviaron un enérgico memorial al director de Caminos, Juan Carlos Monzón, exigiendo la supervisión de cinco tramos carreteros que debieron rehabilitarse, pero que su estado dejaba mucho qué desear.

A pedido de las autoridades aymaras, Sin Fronteras se constituyó a las zonas, advirtiendo que dichos trayectos, que ya fueron supervisados, recepcionados por la DRTC y ad portas del pago de sus últimas valorizaciones, recién eran intervenidos.

Nuestra travesía se inició desde el desvío de la ciudad de Juli, pasando por los centros poblados de Pasiri, Palermo, Lacalaca. Luego cogiendo la ruta que conecta las comunidades de Vilacalla, Poque, Amotire hasta la zona alta de Ilave, en el distrito de Capaso; asimismo el trayecto de Pizacoma, Huacasuma y Totoroma hasta los desvíos de la carretera Binacional.

El alcalde del centro poblado de Callaza, distrito de Huacullani, Enrique Tijutani Araca, nos explicó la cruda realidad. Apenas viajaron a Puno a exigir explicaciones por los cinco tramos, las empresas fueron advertidas -quizás por funcionarios de Transportes-, y desde el sábado 2 de setiembre enviaron sus motoniveladoras para resanar las carreteras en mención.

En el sector de Pasiri, próximo a Collpajahuire, Aurelia Carita, nos confirma que vio recientemente a la máquina dándole una ‘pasada’ o perfilada. “El domingo fue, solo le dio una pasada, no echó agua ni nada… estaba total de huecos, lo arregló a medias”, dijo.
Tijutani Araca coincide con la mujer, que la obra no durará, pues en la zona de Pasiri, a una semana que pasaron la ‘cuchilla’, la carretera ya se está encalaminando (se abre hoyos). “Acá en mi zona (Callaza), le han pasado motoniveladora y dos días de agua, ya se ven las piedras, acá siquiera se mantiene por el agua, pero allá en Pasiri, no sirve”, comenta.

El alcalde menor sostiene que, el miércoles 6 de setiembre se reunieron en la sede de la DRTC en Puno, funcionarios y las autoridades comunales, y que los servidores, en vez de admitir las anomalías, las justificaron y apañaron. “Ese día, un tal Carlos (Gutiérrez), que es inspector de las carreteras, dijo que nosotros mentíamos ¡Las pistas están bien!, dijo. No es así, recién las están arreglando, no es justo que se pague tanto y no hagan bien su trabajo”, expresa.

ULTIMÁTUM
Debido a que las vías recién son resanadas y otras que no, los pobladores acordaron por acta, que si hasta este jueves las empresas no cumplen con entregar los tramos como indican los expedientes técnicos y los contratos, estos no serían recepcionados. “El pueblo solo recibirá las obras que se deban. Ellos dicen que solo deben pasar una sola vez la máquina, no es así, tiene que hacer como se debe, con agua, con rodillo”, advierte el alcalde.

vitplanet

Edición digita

Buscas casa

Publicidad