Puno. Un joven policía debidamente uniformado, fue sorprendido por cámaras de televisión cuando al parecer había terminado de abastecer el patrullero policial en un grifo en aparente estado de ebriedad.
Estos hechos se registraron ayer cerca de las 11:00 de la mañana en el grifo donde abastece la PNP ubicado en la avenida El Ejército, al costado del archivo regional.

El vehículo policial inteligente de placa EPD-832 de la comisaría Santa Bárbara, yacía estacionado metros más arriba, cerca a la pista principal. En tanto los hombres de prensa abordaron al efectivo de apellido Vargas, cuando éste se dirigía al patrullero.

El agente del orden quien parecía estar aún bajo los efectos del alcohol, negó estar ebrio; sin embargo, dijo que en vísperas participó de una reunión social con su pareja, y que los efectos aún podrían prolongarse.

Lo que llamó la atención de los periodistas, es que en la comisaría de Santa Bárbara no hayan notado su estado y menos su compañero de trabajo, quien conducía el vehículo.
Se sabe que estos vehículos inteligentes cuentan con cámara de seguridad al interior, y podrían definir si estaba o no ebrio en sus horas de servicio, antes de ser abordado.

Edición digita

Buscas casa

Publicidad