Niño tomó veneno que dejaron en botella de gasesosa.

 

En un descuido de sus padres, Víctor Q. G., de tres años, ingirió veneno para moscas, que estaba dentro de una botella de gaseosa. El abuelo, al notar que el menor arrojaba espuma por la boca, lo llevó al centro de Salud de Zamácola. El médico diagnosticó intoxicación por una sustancia fosforada. El accidente ocurrió al mediodía de ayer, en el sector de Apipa. Le hicieron lavado gástrico en el hospital Goyeneche.

vitplanet
inmobiliaria

Edición digita

Buscas casa
aire acondicionado

Publicidad