Huacullani. Dos niños se salvaron de morir después de comer veneno para ratones, en el centro poblado de Yorohoco, de la localidad de Huacullani.
Los menores de iniciales R. H. C., de 4 años, y R. I. CH. W., de 5 años, que fueron con sus mamás al Club de Madres de Yorohoco, habían ingerido pastillas para ratones, que estaban regadas en los rincones del local.

Las madres se llevaron un tremendo susto, pero no pasó a mayores, debido a que los niños fueron trasladado al Centro de Salud de Huacullani y luego derivados a Desaguadero.

Edición digita

Buscas casa

Publicidad