Puno. La madre de familia, identificada como Silvia Capacoila Supo (28), agobiada por sus problemas, decidió quitarse la vida ingiriendo una sustancia tóxica, dejando a la deriva a sus dos hijos pequeños de 3 y 7 años.

El hecho se registró ayer en la mañana en una vivienda del barrio Miraflores de la ciudad de Puno. Según fuentes cercanas, la noche anterior, la mujer, quien sería cosmetóloga, recibió la visita de su hermano quien habría llevado algo de comida para ella y sus dos hijos. Dicen que Silvia entró a su cuarto y no salió más. En tanto su hermano estaba jugando con sus sobrinos.
Al amanecer, a su hermano le pareció extraño que su hermana no saliera de su habitación para alistar a sus hijos para el colegio. Cuando él entró, halló la escalofriante escena, su hermana yacía en su cama con espuma en la boca.

Inmediatamente, con ayuda de una mujer la subieron a un taxi para trasladarla de inmediato al nosocomio puneño. Los médicos solo habrían constatado su fallecimiento. Minutos después el cadáver fue internado a la Morgue Central de Puno. Los parientes de Silvia llamaron a la pareja de esta, quien sería minero y trabajaría por Ananea y que ayer en la tarde llegó a la ciudad de Puno.

inmobiliaria
vitplanet

Edición digita

Buscas casa
aire acondicionado

Publicidad