Ananea. Corrían los duros años ’80, tiempo en que la minería era explotada por empresas estatales y escasas transnacionales. El corazón de los yacimientos de oro en Puno, ubicados en Ananea, solo irradiaba explotación pero nada de riquezas.

Durante el primer gobierno de Alan García, la burocracia terminó quebrando a Minero Perú, la compañía entraba en la inevitable carrera de la privatización. Lo poco que quedaba, una imponente draga y sus grandes almacenes, situados al costado de lo que hoy es la comisaría de Ananea, son lo único que queda.

Cooperativismo minero
La estatal minera en Puno operó hasta 1987. La burocracia y el robo hicieron mella; se tuvieron que cerrar las operaciones. En 1990 llegó la canadiense Nathomas Company, luego una coreana y, en paralelo, nace el cooperativismo, de una forma rudimentaria, con la única intención de frenar la privatización que asomaba galopante.

Los obreros y comuneros arrancaron el sueño de la propiedad. El 2 de octubre de 1990, en los albores de la dictadura fujimorista, conformaron la Central de Cooperativas Mineras San Antonio de Poto (Cecomsap).
El primer presidente de la Cecomsap, Francisco Ccama Layme, quien años después sería congresista,
con un puñado de inexpertos mineros, hizo gatear aquella quimera.

Al principio solo eran las cooperativas Minera Santiago, Señor de Ananea y San Juan de Dios de Pampa Blanca; ahora la integran 10 cooperativas, con tres proyectos mineros: María San Antonio & María, La Mística y Estela.
Cecomsap opera en 1240 hectáreas, cuyo terreno superficial pertenece a la Comunidad Campesina de Ananea.
Eustaquio Ccama Layme, uno de los fundadores, recuerda que entonces era un comunero, que la nacional Minero Perú los explotaba, y los hacía laborar en condiciones infrahumanas, pero lo más calamitoso era que los únicos que se beneficiaban con el oro eran los funcionarios de la capital, que se enriquecían mientras la comunidad moría en la miseria. “Nos encerraban, se trabajaba como en el cuartel, como cualquier ganado, la comunidad seguía pobre. Nos trataban como buscadores, como cualquiera; tuvimos que unirnos en cooperativismo para parar la explotación”, evoca con nostalgia.

El presidente de la Cecomsap, Pedro Pablo Ccori Mullisaca, expresa que en la actualidad albergan a 360 socios en 10 cooperativas. Al cabo de 27 años, el oro recién les ha concedido un crisol de oportunidades. “Tenemos tres clientes internacionales, en Estados Unidos, India y Suiza, y también a través de nuestra empresa, los productores puneños exportan el oro, de 18, 20, 21, hasta más quilates”, sostiene.

El empresario recuerda que hasta hace pocos años, los mineros de Ananea se veían obligados a vender el oro de manera informal en la frontera con Bolivia, aún a pesar de sufrir asaltos y crímenes.
“La venta se hacía en Chejepampa, pasando Cojata, hacia el mercado de Bolivia, eso por la distancia, porque llevar el mineral a Juliaca tomaba 7 a 8 horas, y a la frontera boliviana apenas un par de horas”, relata.

En efecto, Minerales del Sur fue instalada en el 2012, para formalizar las compras del oro. Pero Cecomsap fue más allá, las diez cooperativas buscaron mercados internacionales. Hoy tienen tres importantes clientes: Republic Metals Corporation, de Miami – Estados Unidos; la Sun Valley Inc, de la India; y Metalor de Suiza, y exportan por cuentas de terceros, es decir vía Cecomsap las otras empresas venden el oro a estas firmas.
El precio que obtienen es más beneficioso que el local. por ejemplo, en La Rinconada el gramo oscila desde los S/ 110, en Juliaca un poco más, pero la cotización internacional alcanzó ayer los 121 soles.

FORMALIZACIÓN
Cecomsap inició el proceso de formalización, ya casi lo habían conseguido, hasta que en el 2014, esta fue frenada por disposiciones legales de la capital. “Estamos operando con legalidad, lo que se ha detenido es la entrega del reinicio de operaciones, eso ya va a salir, en tanto trabajamos con todas las de la ley, con responsabilidad social y laboral, damos trabajo a unos 1200 hermanos”, añade Ccori Mullisaca.

CELEBRACIONES
Si bien hoy es el día central, ayer fueron los festejos. La jornada se inició en Ananea, con una misa de salud, seguidamente una romería al cementerio para visitar a los ausentes. Luego del izamiento en la plaza del distrito, se dio paso al desfile de honor, y posteriormente confraternizaron en un almuerzo de camaradería y fiesta social.
Ccori Mullisaca y el gerente general Rolando Pinto, entregaron condecoraciones a los presidentes de las cooperativas, a los socios mineros, profesionales e integrantes de los Comité de Gestión que son los fiscalizadores de que la Cecomsap cumpla con el personal, obreros y el pueblo.

 

inmobiliaria
vitplanet

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad