Melgar. Decenas de trabajadores de la empresa Ruesma, que en la actualidad tiene no más de dos meses para concluir con los trabajos de ejecución de la obra mejoramiento de la infraestructura del Colegio Mariano Melgar de Ayaviri, en horas de la mañana del martes no pudieron acceder a su puesto de trabajo debido a que la empresa tomó la decisión de cerrar las puertas de acceso a los trabajadores de las distintas empresas subcontratistas.

Fiori Suárez, dirigente de los trabajadores, manifestó que a raíz de la muerte de Elmer Calixto Huamán Díaz (27) la pasada semana, siendo el segundo obrero muerto en obra, la situación laboral de los obreros se ha complicado, debido a que no cuentan con los contratos firmados, no les entregan boletas de pago y los despidos se hacen realidad sin previo aviso.

Algunos trabajadores que fueron despedidos desde el mes de julio y agosto, debido a la desaparición de una empresa subcontratista, dejó sin pago a muchos obreros pero la empresa a cargo de la obra en su conjunto, Ruesma, no cancela las deudas con los trabajadores, quienes todos los días tienen que esperar en la puerta del colegio donde se ejecuta la obra, sin que nadie pueda dar solución a los pagos pendientes que no se hacen realidad.

Los trabajadores manifestaron que hay un grupo de obreros de Lima y la costa del país, quienes tienen muchos privilegios y sueldos elevados, mientras los obreros de la localidad no reciben igual consideración en el trabajo, a pesar que realizan igual o mejor trabajo que los ‘engreídos’ de la empresa que desde el inicio de los trabajos siempre ha discriminado a los obreros de la zona.
El residente de obra ni el supervisor se han manifestado sobre el tema que es preocupación de tantas familias que vienen perdiendo a sus seres queridos y quedan al desamparo.

vitplanet
inmobiliaria

Edición digita

Buscas casa
aire acondicionado

Publicidad