Puno. Un joven universitario yacía muerto durante 12 días en el interior de su casa. Sus inquilinos no se percataron del olor nauseabundo hasta el día de ayer en la madrugada. El muchacho habría muerto debido a una asfixia luego de que probablemente se haya dormido bajo los efectos del alcohol.

Según contó Florentino Huaycani, padre del universitario fallecido, su hijo Edgar Huaycani Sana (23), no respondía las llamadas a su celular desde un día antes de la parada universitaria del pasado 29 de setiembre. “Yo lo llamaba y sonaba como ocupado. Yo vivo aparte, por Chejoña, y llegó cada viernes puesto que trabajo lejos”, señaló el progenitor a los detectives.

Según fuentes, el universitario quien ya iba a terminar la carrera de Antropología y a la vez hacía su tesis para titularse, decidió no vivir con sus padres y trasladarse al sector Llavini, donde convivía con otros inquilinos universitarios.

El personal policial del Departamento de Investigación Criminal (Depincri) y peritos de Criminalística, ser trasladaron hasta la casa ubicada en el cruce los jirones Latinoamérica con Cotabamba en el barrio Llavini. Los policías encontraron el cadáver del joven boca arriba sobre el suelo y envuelto con algunas frazadas, lo que haría presumir que ingirió bebidas alcohólicas y mientras dormía pudo asfixiarse cayendo al suelo y sin poder hacer nada.

Asimismo, los agentes descubrieron botellas de licor dentro del cuarto. Los detectives, en coordinación con la fiscal de turno, realizaron las primeras investigaciones para luego trasladar el cadáver a la morgue de Puno.

inmobiliaria
vitplanet

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad