Tacna. La devoción de los católicos abarrotó varias calles de Tacna en la procesión del anda del Señor de los Milagros. Muchos con las caminadoras a cuestas, con sus bastones o transportados en sus sillas de ruedas, participaron ayer de la procesión de la festividad religiosa más popular del Perú.

.
El obispo de la Diócesis de Tacna y Moquegua, Marco Antonio Cortez Lara, dio inicio a los actos de celebración. La homilía estuvo centrada en que la humanidad no puede avanzar sin Dios, que no es Dios quien se aleja de la humanidad, sino que es la humanidad que se aleja de Él. “Dios está por encima de los momentos difíciles y duros, Dios es siempre fiel a sus promesas y nos acompaña”, mencionó.

.

DEVOCIÓN

.
Terminada la misa, la hermandad del Señor de los Milagros sacó en hombros la réplica de la imagen del Cristo de Pachacamilla hacia las calles para que las personas puedan acercársele.

.
“Como católico, yo vengo todos los años. Es una bendición de Dios para todos nosotros. Es muy bonito acompañarlo. Estoy mal de salud, pero quiero venir a acompañar. Al Señor le pido que no me falte en mi casa salud para mi familia. Y para Tacna, que le de salud y bendición para que nos dé progreso y paz, que no nos falte el pan de cada día”, dijo el tarateño Alejandro Estrada Aquino, quien a los 64 años de edad y con su dolencia en las piernas, utiliza un andador para seguir la procesión.

.
“De pequeño, uno de mis hermanos mayores tuvo un problema de salud. Entonces mi mamá encomendó la salud de mi hermano al Señor de los Milagros. Le puso el hábito morado. Eso pasó cuando mi hermano tenía 8 años. Ahora tiene 70”, comentó Pedro Vidal, quien llevaba en silla de ruedas a su madre Rudelinda Mazuelos Oviedo, quien tiene 91 años de edad.

.
“Yo participo desde hace años. Casi todos mis años. Me iba a Lima especialmente a participar de la procesión. Trabajaba en un banco y pedía mis vacaciones para octubre. Desde chiquita acompañaba a mi mamá en las procesiones. Para el Perú le pido al Señor de los Milagros que les de mucha salud”, dijo desde su silla de ruedas Julia Puga, de 89 años de edad.

inmobiliaria

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad