Ayer en medio de la multitud, las autoridades de la Municipalidad Provincial de Chucuito – Juli realizaron el sacrificio de una alpaca, con cuya sangre “challaron” el inicio de las obras de agua y alcantarillado que demandará una inversión que supera los 70 millones de soles. El singular ritual se hizo a orillas del lago Titicaca, en la comunidad de Chinchalahui.

Previo a la ofrenda del animalito, en el ingreso a la ciudad de Juli se había roto una chomba de barro y cortado la cinta distintiva del proyecto de saneamiento.

La comitiva estuvo encabezada por el alcalde provincial, Juan Carlos Aquino Condori; el coordinador general del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS), Jorge Limache Mozo; funcionarios de Sicma SAC, la empresa ejecutora; autoridades políticas, barriales, comunales y cientos de aymaras.

Mientras el yatiri ofrecía sus oraciones a los apus, el burgomaestre se arrodilló para elevar plegarias. La sangre de la alpaca, mezclada con vino era rociada y salpicada alrededor de donde se construirá la captación de agua. Luego, las autoridades presentes, al son de melodías, echaron cervezas por doquier, en medio del frenesí.

La comunidad de Chinchalahui donó el terreno donde se construirá la planta de captación, que nace justo en una vena hídrica que desemboca en el lago milenario. Es decir que el agua que será potabilizada proviene de manantiales.
Tal como lo anunciara la autoridad edil, esta obra garantizará la dotación de agua durante las 24 horas del día para unas 5 mil familias de los 26 barrios de Juli, cuyos hogares tendrán conexiones domiciliarias y también servicio de desagüe. “Esta obra cuesta 70 millones 658 mil soles; la municipalidad ya tiene la primera partida de 35 millones 329 mil soles, otro monto similar se desembolsará en el 2018”, dijo, aclarando algunas desinformaciones.
Limache Mozo detalló que la obra se ejecutará en 600 días calendario que suponen 20 meses, por ello demandó a la empresa Sicma SAC que cumpla con ejecutar una obra de calidad, de acuerdo a los expedientes técnicos. “Los presidentes de los barrios y comunidades deben fiscalizar la obra”, dijo.

PLAN BICENTENARIO
El funcionario del MVCS sostuvo que esta obra forma parte del “Plan Bicentenario”, que prevé dotar de agua al 100% de las zonas urbanas del país y al 90% de zonas rurales. “Ese es el compromiso de nuestro presidente de la República”, expresó Limache.

MANO DE OBRA LOCAL
A su turno, el burgomaestre exigió a la constructora que tome la mano de obra local y de las comunidades, “porque Sencico ha capacitado a los comuneros para esas labores. Eso deben cumplir, yo lo voy a supervisar al igual que la correcta ejecución de las obras”, enfatizó.

inmobiliaria

Edición digita

Buscas casa
aire acondicionado

Publicidad