Las tradicionales t’anta wawas y q’ispiños fueron parte de un importante festival, donde los productores y panificadores putineños demostraron su talento e identidad.

El evento organizado por la Municipalidad Provincial de San Antonio de Putina, se realizó en vísperas de recordar la costumbre de todos los santos, donde precisamente estas t’anta wawas y q’ispiños, son colocadas en la tómbolas en forma de ofrenda a la memoria de algún difunto.

Los productores y artesanos de la panificación participaron,en tres categorías, que fueron dividas por organizaciones sociales de los programas del Vaso de Leche y comedores populares, panificadores independientes y productores de q’ispiños.

Durante la jornada cada uno de los expositores explicaban el significado y la importancia de mantener esta costumbre, así como el procedimiento de su elaboración. “Para el q’ispiño utilizamos primero la quinua, cal, sal y un poco de sangre de alpaca para darle color a las figuras”, coincidieron los participantes.

“Es importante colocar las llamas porque las almas llegan al mediodía del 1 de noviembre y el 2 de noviembre, todas las ofrendas se llevan en esta figura, igualmente debemos tener flores, taunas (bastones) unu uhiana (dónde beber); en Putina se recuerda de una manera especial esta costumbre”, señaló Feliciana Cusi, productora de q’ispiños.

Al finalizar el evento, la comisión organizadora premió con quintales de harina y manteca a los participantes, debido a que las mismas son materia prima para la elaboración de las t’anta wawas, de gran demanda en esta época.

inmobiliaria

Edición digita

Buscas casa
aire acondicionado

Publicidad