El último sábado, aproximadamente entre las 11 y 12 horas del día, en el Frente Cabanilla, el juez de la Segunda Nominación del Distrito de Cabanillas, Rafael Miranda, junto al Comité de Fiscalización intervinieron la obra, encontrando 30 bolsas de cemento en un domicilio particular, involucrando a un trabajador del proyecto, quien se desempeña como maestro de obra, el mismo que responde al nombre de Santos Apaza.

En la intervención no hubo ninguna autoridad del distrito ni mucho menos del proyecto y fue hecha por el juez de la Segunda Nominación, mientras que el juez de la Primera Nominación por extrañas circunstancias se desapareció del lugar de los hechos. Asimismo, el día de ayer, conocido el tema, la consejera regional por Lampa, Zaida Ortiz, en compañía de un regidor de la comuna local de Cabanillas se constituyeron a la obra con fines de pedir información al residente de obra y demás servidores, los que adujeron que dejaron el cemento en esa casa porque al carro que lo trasladaba se le picó la llanta, hipótesis que fue desbaratada de plano y pidió la máxima sanción a los responsables y su inmediata remoción, así mismo dijo que exigirá un informe a Puno.

En otro momento, también señaló que frente a las denuncias de abusos y maltratos a obreros por parte de los ingenieros y maestros de obra, dijo que no es posible que esté pasando esto con trabajadores de Lampa y fijará una forma de recabar información sobre el tema para tomar acciones.

inmobiliaria

Edición digita

Buscas casa
aire acondicionado

Publicidad