Ayaviri. Todas las mañanas los pobladores de la zona sur de la ciudad de Ayaviri se levantan con náuseas por el olor fétido que ingresa a sus habitaciones.
Ellos quieren cambiar de residencia, pero saben que ello no es viable. Sus viviendas se ubican a pocos metros de la laguna de oxidación, en el barrio Mariano Melgar.

Los barrios afectados con estos fétidos olores que emana esta laguna de oxidación son los barrios Kahuashimashi, Mariano Melgar, Kolqueparque y Mariscal Castilla, donde son afectadas más de 2 mil familias, las que son perjudicadas por los malos olores que expelen estas dos pozas, que reciben las aguas servidas de la ciudad y que han colapsado hace varios años atrás.
Además, que en temporada de lluvias y el sol caliente provocan los nauseabundos olores, insoportables para la población que habita por la zona.

El olor fétido obliga a los residentes de este sector a caminar con tapones en la nariz, porque el ambiente es insoportable.
“A diario tenemos que almorzar con olor a excremento… Eso no es vida. Lo peor es que no se hace nada al respecto”, indicaron los vecinos totalmente asqueados de la zona donde dicen que ya no se puede vivir, pero no tienen otro lugar donde mudarse.

Los afectados están pensando presentar un memorial a la autoridad edil exigiendo la clausura de esa laguna de oxidación. El documento es una forma de presión para acelerar la construcción de una planta de tratamiento. Los vecinos anunciaron que marcharán los siguientes días a fin de buscar solución a este problema ambiental.

Edición digita

importar de  china