Kuczynski y Fujimori

Cuando el Sultán Boabdill perdió la española Granada, la Sultana Aixa (su madre) le dijo al verlo algo que en la política ha pasado a la eternidad: “Lloras como una mujer lo que no supiste defender como hombre.” Y esto se ha convertido hoy en el epitafio de los genuflexos congresistas de Acción Popular, el Apra, y la Izquierda (que esta al fondo a la derecha) de algunos caviares pasmados, y tantos tontos útiles que son carne de cañón en las cotidianas marchitas con los puñitos en alto, pero que en las elecciones votan al unísono por el fujimorismo. Y la verdad es que nadie se acordaba de lo que dijo Fujimori en la campaña del 1990: En la política no hay que ser caído del palto. Y eso aplicó al milímetro su hijo, y se la hizo hasta a su propia hermana.

.

Y las excusas de que “…lo hacían por la gobernabilidad, por la institucionalidad, me engañaron, lo hice por amor, me prometió casarse conmigo, era una causa republicana, me lo juró por su mamá, no íbamos a permitir una dictadura fujimorista, me dijo que era la única, que era su prima con la que lo vi el otro día…” son lo mismo. Hoy los indecisos (sobre todo los congresistas sureños) huelen a la novia provinciana, seducida, embarazada, y abandonada. Esto incluye a Borea, que pensaba que gracias a su discurso –casi anacrónico- volteó la votación. Kenji, sin conocer a Platón, lo hizo.

.

Pero los ingenuotes congresistas, tan grandazos y bobos, siguen creyendo que el mar se mueve porque tiene motor. Y han salido a cuanto medio de comunicación hay, o por fundarse, e invocan a gritos la doctrina de Bakunín (el anarquista). Banda de inútiles, su nula capacidad legislativa los arroja hoy a las calles, su hábitat natural. El Congreso les quedó siempre ancho.

.

Felizmente yo, que no soy candidato (hoy se llaman candiditos), puedo decir lo que pienso, sin mirar a las galerías para ver si alguien me aprueba, y repito lo que hace meses atrás dije: La garantía de la gobernabilidad pasaba por el indulto, pero tenía miedo PPK, y pavor Keiko (quien con toda la mayoría congresal, bien pudo aprobar una ley de amnistía); porque si salía Alberto Fujimori, ella pasaba al sótano político. Y hace quince días hice una ad monición: Si el indulto se daba hoy, que ya no era el tiempo, tanto el indultado como indultador se irían al cuerno. Lamentablemente el tiempo me ha dado la razón. Sino vean las calles. Pero una vez más se impone la teoría de los hechos consumados (que en el Perú se ha elevado a aportación a la ciencia política), y en el indulto a Alberto Fujimori no tiene nada que ver la OEA ni la CIDH. Diferencien entre indulto con amnistía. Ahora, que sea justo o no el indulto es algo que constitucionalmente no corresponde: El atributo, (casi monárquico de levantar el dedo o bajarlo) es del Presidente de la República, quien no tiene por qué darle cuentas a nadie de tal decisión. No hago juicios de valor, es solo una apreciación objetiva.

.

Por lo demás, PPK, si bien es cierto que ha perdido tres o más congresistas (totalmente accesorios), ha ganado toda una bancada. Ya me imagino qué es lo que van a hacer con el “nuevo” pedido de vacancia que ha presentado lo que queda de la convenida “izquierda”. Seguramente que en la votación toda la bancada de Fuerza Popular se retirará. Total, “amor con amor se paga”. ¿Verdad?

.

Edición digita