Días antes de la Navidad, Elías Jimenez Coaquira asumió el cargo de director de Circulación Terrestre del Gobierno Regional Puno (GRP).

.

A los pocos días, su gestión pretendió instaurar un monopolio con el alquiler de vehículos para los exámenes de conducción en el Circuito de Manejo de Patallani, el cual no surtió efecto debido a una batalla campal entre su personal y tramitadores y dónde se registró el uso de armas de fuego.

.

Su designación, desnuda la incapacidad que adorna el GRP, pues este funcionario no conoce las funciones de su dirección ni las normas esenciales dictadas para regular las mafias de los brevetes, algo elemental que debería entender y manejar.

Edición digita

Natural English2
Buscas casa

Publicidad