El Comité de Selección del Gobierno Regional Puno (GRP) está en apuros, ello tras una dudosa calificación en la Licitación Pública 005-2017-CS/GRPUNO para el asfaltado de la carretera Kelluyo – Pisacoma, provincia de Chucuito. La buena pro fue adjudicada al Consorcio Ejecutor Puno, a 40 millones 912 mil 421 soles, pero de acuerdo a la revisión de su propuesta económica, debió ser descalificada.

El mismo comité, en la etapa de precalificación depuró al Consorcio Pisacoma porque “las bases integradas de acuerdo al punto 4.2, indica que el equipamiento mínimo será acreditado mediante copia de documentos que sustenten la propiedad, la posesión, el compromiso de compra venta o alquiler y otro documento que acredite la disponibilidad del equipamiento estratégico requerido”.

Sin embargo, el Consorcio Ejecutor Puno en su oferta no cumplió con ello, así se evidencia a folios 85 al 92 donde acreditan con cartas de compromiso de alquiler todos los equipos solicitados, mas no el sustento de propiedad de las máquinas.

Asimismo, a folios 32, el Personal Clave: ‘Cadista Dibujante CAD’, presentan la experiencia N° 04 de Mejoramiento del servicio de transitabilidad vehicular y peatonal de la Av. Huancané, en Juliaca. Pero esta se ejecutó en concreto, mas no en carpeta asfáltica en caliente o tratamiento superficial. Las bases precisan que “se considera obra similar a: obras de rehabilitación y/o mantenimiento y/o construcción y/o asfaltado de carreteras y vías urbanas a nivel de carpeta asfáltica en caliente o tratamiento superficial”.

El Consorcio Ejecutor Puno también acreditó al Especialista en Topografía, con experiencia desde el 15 de mayo de 2004 cuando este profesional se incorporó al Colegio de Ingenieros con fecha 4 de octubre de 2006.

Con estos y otros errores advertidos, el Consorcio Vial Cancharani sustentó la nulidad del proceso.

Edición digita