La Municipalidad Distrital de Taraco parece estar sumida en una maldición. Los últimos años ha sido sede de dantescas denuncias; sus alcaldes fueron enviados a prisión por actos ilícitos. Pero un hecho que se torna recurrente es que sus principales autoridades estuvieron ligadas al licor.

En mayo del 2017, el entonces alcalde, Edgar Puma Yucra, un regidor y sus funcionarios fueron sorprendidos libando cerveza en las calles de Juliaca, en pleno horario laboral. Los tenientes gobernadores los pillaron y entregaron a la justicia. Meses después, en noviembre sería vacado tras demostrarse que contrató a su primo hermano en un cargo de registro civil. Las cosas no han cambiado, han empeorado. Imágenes a las que Sin Fronteras tuvo acceso, grafican que el último fin de semana el Palacio Municipal fue convertido en una cantina, so pretexto de la fiesta de Bajada de Reyes. Los protagonistas de esta jarana -que desdice la celebración religiosa del advenimiento del hijo de Dios-, son el nuevo alcalde, Julio Vilca Callata y, curiosamente, el impulsor de la vacancia, Lino Limahuay Vilca; además de servidores y trabajadores ediles.

Los festejos se perpetraron el viernes, pasadas las 11:00 horas. El pasillo y los ambientes contiguos a Mesa de Partes, fueron llenándose de invitados y muchos de ellos, desfilaron con sus cajas de cerveza. Al frente, en unas sillas se encontraba el burgomaestre, una mujer, que sería su cónyuge, dos funcionarios y otra señorita.

Y cada instante se asomaba hasta aquella tribuna de honor, el que sería su mentor, Limahuay Vilca, quien seguramente brindaba su asunción. El promotor de la vacancia vestía un polo a rayas, color blanco con azul y un pantalón negro.
En algunas imágenes se le ve al alcalde bailando huaynos vernaculares de Sonia Morales “Pagarás a mi corazón”, y otras canciones, mientras las jabas de cerveza eran rociadas en los pisos. Al fondo del pasillo, yacían arrinconadas decenas de ellas cual si fuera un depósito de cerveza.

En las imágenes ni filmación no se ve el nacimiento navideño, mas sí los pisos mojados de tanto ‘pucho’ de licor.
Según nuestras fuentes, hasta el jefe de Personal libaba con sus trabajadores, e incluso exigía rigurosidad en sus aportes y compromisos.

De acuerdo a las costumbres, los trabajadores de todas las instituciones públicas celebran la Bajada de Reyes, algunos lo hacen en sus centros laborales, pero no en medio de semejante jarana; otros lo organizan en locales pero en horarios que no son laborales.

TIENDAS ‘LIBRES’
Nuestras fuentes nos contaron que, para evitar que los tenientes gobernadores y autoridades comunales hagan cargamontón, se habría dispuesto que dos tiendas ubicadas en la Plaza de Armas de Taraco, entreguen insumos y cervezas, a sola firma. Allí habría ‘barra libre’.

NO RESPONDE
Intentamos contactarnos con el alcalde Vilca Callata, pero no respondía las llamadas. Tampoco lo hacía el ‘vacador’, aunque ambos sabían de la publicación de este informe e intentaron frenarlo por intermedio de otras personas.
“No te va a contestar. Eso es normal, en todas partes lo hacen, cuál es la novedad,”, expresó un servidor del alcalde, cuya identidad no revelamos por razones obvias.

El celular al que marcamos con insistencia es el número 939006480, el cual luego fue apagado.

Edición digita

Buscas casa
Natural English2

Publicidad