Carabaya – Ayapata. Para hoy a las 10:00 horas ha sido programado el lanzamiento de los mineros informales asentados en los sectores de Winchumayo, Valencia y Corazón, comprensión del distrito de Ituata, provincia de Carabaya. La medida prevé enfrentamientos descomunales entre la policía y los lugareños, además de comuneros de los sectores aledaños, pues los territorios se hayan en disputa con sus vecinos de Ayapata.

Los dirigentes del denominado Frente de Defensa de los Mineros Artesanales y Alluviales de Malkumayo – Ayapata, llegaron hasta la ciudad de Puno para evitar eventuales tragedias, ya que advirtieron que no dejarían sus centros de labores que ostentan desde hace tres décadas.

Víctor Cuba Rosel, presidente del gremio, consideró la medida judicial como inaudita e irreal, ya que los demandantes se presentan como comuneros dedicados a la agricultura y ganadería, que son perjudicados por la actividad minera; “pero curiosamente no crían un ganado ni siembran un café”. El juez antes de dar ese papel mínimamente debió cruzar información ¿conocerá la zona? – creo que no-.
Ellos son mineros ilegales, nosotros siquiera estamos en proceso de formalización, tenemos REINFO hemos pasado todas las etapas, ellos en cambio botan sus relaves al río sin tratamiento, no crían ninguna gallina, tampoco siembran. Para eso quieren desalojarnos, de una tierra que es nuestra”, expresó el minero. Cuba Rosel nos mostró fotografías y documentos sobre los orígenes de las tierras en conflicto. Estas fueron colonizadas en los años ’80, pero refiere que, la Comunidad de Upina se valió de oscuras maniobras para expandir sus linderos. “Hasta el año 1997, Upina solo se ubicaba en el distrito de Ituata, pero en 1999 gracias a una ampliación de sus fronteras se extendieron hasta sectores del distrito de Ayapata, que eran explotados por la minería artesanal. Acá habitamos colonos desde 1980, mucho antes que exista está comunidad. No somos ni invasores ni precarios”, subrayó.

Edición digita

importar de  china