Especialistas de OEFA presentaron estudio de situación ambiental del valle Tambo. Aseguraron que harán fiscalización continua cuando inicie sus operaciones el proyecto.

Arequipa. A unos 3 kilómetros de distancia del valle de Tambo (Islay) se ubican los yacimientos de cobre del proyecto minero Tía María, que impulsa Southern hace más de seis años. La población se opone al proyecto porque teme la contaminación de sus campos y afluentes.

Pero aún sin el proyecto en  operación, el valle está vulnerable y podría ser afectado por más agentes. Es que los recursos en Tambo presentan compuestos como el arsénico, boro y manganeso que discurren por el río Tambo e irrigan sus 12 mil hectáreas de cultivo.

Este fue uno de los principales resultados del estudio de Evaluación Ambiental Temprana (EAT) realizado por el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA).

El EAT es un diagnóstico previo a la operación minera que permitirá hacer un  diagnóstico de la situación ambiental actual del valle. Servirá como una ‘fotografía’ para hacer una fiscalización más adelante ante posibles afectaciones al valle, por el impacto del proyecto.

.

Arsénico

El monitoreo se realizó del 6 al 15 de mayo de 2017 en toda el área de influencia del proyecto Tía María.

El estudio comprendió tres escenarios de monitoreo: la zona del proyecto, el valle de Tambo (río Tambo y campos) y las lagunas de Mejía. Se evaluó la calidad del agua, aire y del suelo.

El especialista en temas ambientales del OEFA, Llojan Chuquisengo, explica que en la evaluación de la calidad del agua, se advirtió que el río Tambo supera los niveles permisibles ambientales de arsénico de  0.1 miligramo por litro de agua (mg/l) para el riego de vegetales.

Esto ocurre por el aporte de aguas arriba del río Omate.

En el caso del boro, se supera el miligramo por litro de agua.

Las lagunas de Mejía se alimentan del mar y se recargan de los canales de riego del valle. Allí, el nivel de arsénico es inferior a los permisibles.

En cuanto a las especies hidrobiológicas (camarones) se determinó que habitan en terrenos con presencia de plomo en concentración de 2,35 miligramos por kilogramo, cuando debe ser 0,5 miligramos.

También se analizó productos como la cebolla, aceituna, maíz, granadas (zona de Mejía) y se encontraron restos de los compuestos anteriormente reportados.

Respecto al suelo, también se advirtió la acumulación  de arsénico. Otro parámetro fue la calidad del aire. No se  encontró niveles altos de contaminación (dióxido de azufre), más que los emitidos por la quema en campos.

Los resultados fueron presentados a las diversas entidades para que tomen las acciones de prevención.

.

Proyecto Tía María

Respecto a la contaminación que se podría producir en el aire por el polvo producido por las voladuras en el yacimiento, los especialistas del OEFA sostuvieron que la dirección del viento es del mar hacía los cerros. “Pero hay horas del día en que no cumple este comportamiento”, dijo Chuquisengo.

En cuanto a filtraciones de agua contaminada por las operaciones mineras, aseguraron que -según los estudios- no hay conexión subterránea hacia el río Tambo o las lagunas de Mejía por las rocas que componen el suelo.

“Tendría que pasar mil 500 años para  este tipo de agua llegue a las lagunas”, dijeron. El OEFA acotó que vigilarán  que las condiciones del valle no se afecten más, de operar el proyecto.

.

Minera tiene poco más de un año para iniciar operaciones.

Minera tiene poco más de un año para iniciar operaciones.

.

EIA vence en agosto de 2019

El Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto minero Tía María tiene vigencia hasta agosto de 2019.

Si en ese plazo no se ejecuta el proyecto, el documento caducará y Southern tendrá que volver a elaborar otro estudio, advirtió el encargado en Servicios Ambientales de Southern, Darío Oviedo.

El EIA es un documento que busca mitigar el impacto al ambiente por la actividad minera. Fue presentado en 2014 y en 2017 se amplió su vigencia por dos años más (ver infografía).

Además de la oposición de la población del valle, Southern debe superar el proceso legal por superposición de derechos con la Sociedad Minera Vania. Hay 50 hectáreas en controversia entre ambas mineras. Mientras no se resuelva, no podrá tramitar la licencia de construcción.

Estas son las principales dificultades que afronta la minera y que podrían hacer que llegue hasta agosto de 2019 sin ‘soga y sin cabra’.

.

Mitigación

El funcionario reconoció que sí se generará polvo cuando se realicen las voladuras durante las excavaciones, pero las partículas serían mínimas. Además se usará el agua de mar para regar la zona y evitar la elevación del polvo durante sus actividades mineras.

Tampoco se afectaría al valle por posibles filtraciones, ya que no hay conexión hacia el río.

Además en la zona de influencia hay agua fosilizada, que se usará para controlar el polvo.

.

Fuente: OEFA

Fuente: OEFA

.

La población en el valle de Tambo vive de la agricultura.

La población en el valle de Tambo vive de la agricultura.

.

Edición digita

importar de  china