Papa Francisco

Los católicos más puristas, al igual que un sector de la curia, arremeten contra el papa Francisco con cierta frecuencia por las frases que dice el Pontífice. Desde que llegó al trono de Pedro, el papa comenzó a hablar de las incoherencias de la Iglesia, de la posibilidad de permitir la comunión a los divorciados y hasta planteo unas reformas a la Iglesia.

Cinco años después, Francisco, más allá de las palabras, no ha cambiado un milímetro la doctrina: ni los divorciados pueden comulgar (lo más polémico), ni las mujeres han llegado al púlpito, ni hay tolerancia al aborto, ni ha cambiado nada sobre los anticonceptivos, ni la Iglesia ha cambiado. Si bien es cierto que los católicos extremistas dicen que las “leyes de la Iglesia están escritas sobre piedra”, lo que sí ha hecho Francisco es revolucionar con su carisma y su forma de hablar (muy latina, dicen vaticanistas). Y como el mundo hoy se mueve por sensaciones y percepciones, pues de nuevo el Papa está en la mira de los más críticos.

Durante la reunión, Scalfari le preguntó al Papa dónde van las “almas malas”, a lo que se le citó como respuesta: “No son castigados. Aquellos que se arrepienten obtienen el perdón de Dios y toman su lugar entre las filas de quienes lo contemplan, pero aquellos que no se arrepienten y no pueden ser perdonados desaparecen. No existe un infierno, la desaparición de las almas pecadoras existe “.

El Vaticano inmediatamente sacó un comunicado aclarando que dicha entrevista no existió y que son producto de una reconstrucción de una conversación que el papa tuvo con el periodista, a quien Francisco conoció en 2013 y con quien tiene una amistad.

De acuerdo con un artículo publicado por el periódico inglés The Guardian, el Vaticano corre para aclarar que eso no lo pudo haber dicho Francisco. “Se dice que  Scalfari se enorgullece de no tomar notas o grabar entrevistas de alto perfil. Pero esta no es la primera vez que se lo acusa de tergiversar al Papa: en 2014 fue reprendido por el Vaticano por un artículo que decía que Francisco había abolido el pecado”.

La amistad con este periodista ha sido criticada en el pasado, y Scalfari dijo una vez que era el Papa quien pedía las reuniones porque le gustaba “intercambiar ideas y sentimientos con los no creyentes”.

La Iglesia católica ha hablado desde siempre de la existencia del infierno y de la eternidad, diciendo que “el principal castigo del infierno es la separación eterna de Dios”.

El Papa Benedicto XVI dijo en 2007 que el infierno “realmente existe y es eterno, incluso si ya nadie habla de eso”, mientras que en 1999 el Papa Juan Pablo II anunció que el infierno era “la consecuencia final del pecado … más que un lugar, el infierno”. indica el estado de aquellos que libremente y definitivamente se separan de Dios, la fuente de toda vida y alegría “.

Los defensores de Francisco han salido al paso para aclarar: dicen que el papa ha hablado en múltiples ocasiones de la existencia del infierno y que todo se debe a una mala interpretación de un periodista. También aclaran que desde que llegó al Vaticano, en 2013, el Pontífice es blanco de una campaña entre varios sectores por controlar la jerarquía católica y todo esto haría parte de los esfuerzos por desprestigiar al primer papa latinoamericano.

Y es que nunca como ahora, las palabras y decisiones de un papa habían sido tan criticadas tanto dentro de la misma curia.

.

EE

.

Edición digita