Nadie impidió que comercio ambulatorio se apodere de calles del Avelino Cáceres.

José Luis Bustamante. Durante el Viernes Santo la plataforma comercial Andrés Avelino Cáceres fue invadida por cientos de ambulantes que  vendieron choros, pese a que su comercialización está prohibida por el Organismo Nacional de Sanidad Pesquera (Sanipes) porque contiene altos índices de cadmio.

Los comerciantes informales ofertaron el producto a 5 y 6 soles el kilo. Este sector comercial no fue afectado en los decomisos de Sanipes.

Los vendedores molestos dijeron que tienen que ofertar lo que compraron porque nadie les informó que el molusco estaba contaminado y que no perderán su inversión. La población que compraba el molusco dijo que no sabía que estaba prohibido consumir choros.

Los choros del litoral sureño están contaminados y tienen 1.38 miligramos/kg de cadmio, cuando el límite permisible es 1 miligramo/Kg. Consumir cadmio en exceso  genera diarreas, dolor de estómago, vómitos severos, fractura de huesos y problemas de infertilidad.

De otro lado, la Av. Andrés Avelino Cáceres y sus veredas de ambos carriles fueron invadidas por ambulantes, el personal de serenazgo del municipio bustamantino ya no puede controlarlos.

Ayer, nuevamente esta plataforma era intransitable.

.

Edición digita