Congresista Moises Mamani

El congresista Moisés Mamani Colquehuanca, quien saltó al estrellato por los denominados “kenjivideos”, que precipitaron la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski a la presidencia de la República, está predestinado a un turbulento trajín en la justicia que más adelante podría privarlo de su libertad y  fortuna.

El 6 de abril próximo deberá rendir cuentas en la Fiscalía de la Nación por las grabaciones en cámara oculta en donde si bien se devela la asquerosa conducta de congresistas y ministros, también se observa a un Mamani Colquehuanca con lenguaje soez quien no rechaza las bajas propuestas, todo lo contrario, asiente todo y parece que exigiría más.

Diez días después, el 16 de abril, tiene una cita en el Ministerio Público de Puno, que parece será su vía crucis, pues desde el 2016 se le investiga por un desbalance patrimonial, al lado de otras 52 personas.

La Fiscalía de Lavado de Activos de Puno, que despacha Héctor Huacasi Villa, cree que el parlamentario sería “cabecilla o integrante de una organización criminal… donde él sería el financista”. Esta hipótesis se desprende de las mismas pesquisas realizadas y las declaraciones contradictorias que avivaron las dudas sobre la licitud de su misteriosa bonanza.

Tal como lo infirmamos en una edición anterior, dicho congresista -quien de acuerdo a destapes periodísticos, ni siquiera terminó la primaria-, constituyó 18 empresas desde 1994 al 2005, que “habrían sido utilizadas para introducir al sistema económico financiero la suma total de S/ 2,163,882, como capitales iniciales y aumentos de capital,  de los cuales no se tiene información cierta ni corroborada sobre el origen y la procedencia lícita de los mismos”.

Bajo el mismo modus operandi, las creaba con sumas irrisorias y al poco tiempo les inyectaba grandes cantidades. Por ejemplo, así hizo con Centinela ANDS Security S.A.C., que la abrió con S/ 1000 y luego le aumentó S/ 200,000.

Huacasi Villa rastreó que hasta el 2014, Mamani Colquehuanca adquirió ocho inmuebles, incluyendo un predio rústico de 345 hectáreas y 3000 m2 en la provincia de El Dorado, región de San Martín, a la friolera suma de 4 millones 300 mil, y otras 6 hectáreas de terrenos en los valles del Huallaga Central, a 180 mil soles. A esto se suman las compras de lujosos autos.

Lo que llamó la atención, es que además de las propiedades  a Fiscalía también encontró que sus ahorros no guardaban relación con sus ingresos. Gracias al levantamiento de su secreto bancario, se descubrió que a febrero de 2016, tenía más de medio millón de soles en efectivo.

La Fiscalía notó que la riqueza de Mamani Colquehuanca, tenía una gran incoherencia, pues para postular al Congreso, declaró que “tiene un ingreso de S/ 466,000 (por su trabajo como gerente general de ESERVIP) de forma anual”. Sin embargo, esa empresa estuvo como no habida y con baja de oficio desde el 6 de enero del 2009. “Existe un alto grado de sospecha que el patrimonio de Mamani Colquehuanca tenga una procedencia ilícita de diferentes actividades criminales que tengan capacidad de generar ganancias ilegales, como pueden ser delitos tributarios, contra la administración pública, el tráfico ilícito de drogas, etc.”, precisa la indagación fiscal.

Por estas y otras razones que se manejaron en reserva hasta febrero de este año, el fiscal Huacasi Villa ha programado declaraciones de las 53 personas. De todas ellas, al menos 44 serían sus socios o testaferros.

.

Dato

¿ESTRUCTURA? La División de Lavados de Activos de la PNP en Lima deberá identificar “la existencia de la supuesta organización criminal, con su respectiva estructura, ámbito de acción, ámbito delictivo, cabecillas, integrantes, tareas o funciones y cuanta información sea relevante”.

.

Expareja e hija que abandonó el congresista Mamani.

Expareja e hija que abandonó el congresista Mamani.

.

Edición digita