Tacna. No sería viable un proceso de arbitraje en la licitación del canal Vilachaullani-Calachaca-Chuapalca y la planta de bombeo de Copapujo, estimó ayer el consejero regional Wilson Ayala.

.
Señaló que la presentación de documentos falsos invalida los contratos firmados con el Proyecto Especial Tacna.

.
“De acuerdo a la ley de contrataciones del Estado, sí o sí procede la anulación del contrato de parte del Proyecto Especial Tacna, porque es la entidad usuaria, aunque el gobierno regional haya llevado la licitación”, señaló el consejero.

.
“La ley de contrataciones del Estado es muy clara. Dice que si hay documentos falsos, cualquier contrato firmado queda sin efecto. En ese sentido, no se puede hablar de un arbitraje”, agregó.

.
Precisó que sustentar la nulidad es una tarea que corresponde al gerente general del Proyecto Especial Tacna, Kílber García Del Águila, y ya no del gobernador regional, Omar Jiménez, porque es el PET la entidad usuaria del canal Vilachaullani-Calachaca- Chuapalca y de la planta de bombeo de Copapujo.

.
Sin embargo, advirtió que los consorcios Irrigaciones y J&M Nazareth, que ante la comisión de selección del gobierno regional ganaron las obras de construcción del canal Vilachaullani-Calachaca-Chuapalca y la planta de bombeo, respectivamente, decidirán si recurren o no a un tribunal de arbitraje. En ese momento el gerente García tendrá que sustentar la no procedencia del arbitraje por haber presentado documentos falsos.

.
“Si más adelante esto va a un arbitraje, va a depender únicamente de la empresa y de cómo el gerente general del Proyecto Especial Tacna argumente la anulación del contrato”, refirió.

Edición digita