Durante el desalojo se logró destruir unas treinta viviendas, según informó la procuradora regional de Arequipa, Amparo Begazo.

Sin Fronteras Arequipa

Cerro Colorado. El pelotón de 160 policías se topó con una ruma de llantas incendiadas en medio del camino. No pudieron avanzar más. Las 3 retroexcavadoras que avanzaban por la vía para desalojar a las decenas de pobladores de la Asociación Jorge Basadre, ubicada en la quebrada El Estanquillo de Cerro Colorado, también se detuvieron en seco.

Eso fue cerca a las 6 de la mañana de ayer. Los policías sofocaron el fuego media hora después. Y cuando ya iban a llegar a las chozas de madera, bloquetas y sillar, levantadas en las laderas de la asociación, proyectiles de piedras les cayó sin cesar desde los cerros.

Los agentes trataron de repeler el ataque lanzando bombas lacrimógenas y defendiéndose con sus escudos. Pero pudo más la obstinación de los invasores por quedarse con los terrenos que ocupan desde el 2010. “¡Abusivos, fuera de acá, lárguense!”, gritaban los atrincherados desde sus fortines.

Una hora después del enfrentamiento, el desalojo que dirigía la procuradora del Gobierno Regional de Arequipa (GRA), Amparo Begazo, se suspendió.

NO HAY MARCHA ATRÁS

El 7 de febrero la Región ya había desalojado a los pobladores de Jorge Basadre. Los agarraron de imprevisto. Pero ellos volvieron poco después. Pero ayer, decenas de vecinos se habían organizado para enfrentar a los policías.

Son aproximadamente 500 familias que viven en los centros poblados Jorge Basadre, Amapolas, Los Quechuas y Ampliación del sector 9 de Ciudad Municipal del distrito cerreño. La Región advirtió que de todas formas los botarán.

Es que la ley Nº 30230 exige al gobierno regional que desaloje todo poblado asentado en terrenos del Estado después de 2014. Además están en zona de riesgo.

“No nos iremos”, “Estamos dispuestos a pagar por los terrenos”, dijeron los pobladores luego de que los policías y representantes de la Fiscalía y Procuraduría regional se retiraron.

El presidente de Jorge Basadre, Alfredo Huanca, reiteró su posición de no desocupar los terrenos. En primer lugar, porque aseguran tener posesión desde el 2009 y 2010. Y sobre la ‘zona de riesgo’ dijo tener un informe de la Autoridad Nacional del Agua (ANA) que avala la posesión de sus predios.

Explicó que esos documentos fueron entregados a la Oficina de Ordenamiento Territorial del GRA para que les permitan seguir ocupando los terrenos y formalizarse.

Sin embargo, Begazo dijo que toda la documentación fue revisada y que no hay marcha atrás con la recuperación extrajudicial de los predios. “La Región no nos ha ordenado la suspensión (del desalojo) y los pobladores no presentan titularidad de los terrenos”, acuñó.

No todos los pobladores están seguros sobre la situación real de los predios que ocupan. No saben si creer en sus dirigentes, que les aseguran que demostrarán la legalidad de su posición, o creerle al GRA e irse.

José Huillca llegó a Jorge Basadre a visitar a un familiar con su esposa y su hija de unos 2 años de edad. Dejaron su ciudad natal, Cusco, porque encontraron trabajo en Arequipa. El enfrentamiento que vio lo convenció que debe buscar un lugar seguro donde vivir con su familia. “Pero no nos quedaremos acá, señorita”.

Edición digita

importar de  china