Juli. El alcalde de la Municipalidad del centro poblado de Pasiri, distrito de Juli, Emigdio Oswaldo Mamani Ticona, otra vez genera descontento en su población al extremo de cerrar la puerta del municipio a su cargo dejando sin atención al público usuario.
Ante esta situación, Mariano Mollinedo Chaiña, registrador civil de esta municipalidad, se amarró con sogas en señal de protesta contra el alcalde menor.

Al promediar las 4 de la tarde del último lunes, llegó el fiscal de prevención del delito, Dr. Quintanilla, proveniente de Ilave, para constatar los hechos irregulares que se están generando en esta localidad, tal es el caso de los vehículos donados por Aduanas y la existencia de supuestos trabajadores ‘fantasmas’ en el municipio.

Por otro lado, los tenientes gobernadores señalaron que son maltratados psicológicamente por el alcalde cuestionado.
Días atrás, las autoridades comunales se trasladaron a la ciudad de Juli, para exigir la vacancia de la autoridad.

Edición digita